1.12.12

Relato nº1

¡Hellou~!

Esta vez vengo porque como otras tantas veces tenía ganas de escribir algo. Llevo con éste fragmento de historia en mi cabeza desde hace aproximadamente una semana, surgido a través de cosas que siento y de mis preocupaciones. Pero al fin y al cabo, algo bueno surge de que a veces mi cabeza no pare de pensar cuando intento dormir. Os dejo con el fragmento~


*****

La chica, la Torre y la Estrella


Andaba en la espesura de un frondoso bosque. Llevaba tanto tiempo haciéndolo que no recordaba cuándo había comenzado a hacerlo ni por qué. A medida que iba avanzando, a paso lento, debido a la maleza, su miedo aumentaba, y sus dudas también. Ella tenía miedo de las voces extrañas que escuchaba. Y tenía miedo de seguir andando, pero atrás ya no quedaba nada más.
Un día llegó a su destino. Allí encontró un claro gigantesco en medio de tanta espesura, en una laguna donde el agua no llegaba más alto que sus tobillos y donde el cielo y sus estrellas se reflejaban como diamantes. Era siempre de noche, y no había un motivo para eso. Pero allí siempre lo era. En medio de la laguna se alzaba una espléndida torre; a su alrededor se elevaba cada vez más rizada una escalera de caracol. Sus escalones eran como paredes o muros altos, quizá hechos para un gigante o una criatura imposible. Allí, inmaculadamente y de color negro y brillante, subía con un aura azulada para rascar los cielos.
Ella intentó mirar atrás, pues no había manera de subir aquella torre, pero detrás de ella no había más que bruma, y cada vez que entraba volvía a aparecer en aquel lugar. Decidió quedarse y esperar. Al día siguiente escuchó los sonidos de una persona. Intercambiaron miradas, pero se ignoraron, pues eran desconocidos, y aquella persona parecía saber muy bien a dónde se estaba dirigiendo. Esa persona recorrió un trecho corriendo para saltar a un escalón, engancharse, y trepar por él para seguir subiendo por el resto de escalones de la misma manera. La chica no se lo podía creer. Aquella persona abandonó el alcance de su vista y siguió subiendo. Ella intentó hacer lo mismo, una y otra vez. Quería subir, pero todas las veces caía al agua, se retorcía de dolor y sentía su orgullo herido.
Al día siguiente, otra persona llegó. Aquella parecía llegar perfectamente preparada, pues medía casi 2 metros de alto y era fuerte. Ni siquiera necesitó un impulso, se valía totalmente de sí misma. La chica se quedó mirando, pensando qué era lo que ella intentaba alcanzar: recordar por qué estaba allí, por qué el destino la había llevado a aquel lugar o si era el lugar que ella en principio buscaba y había elegido. Estuvo pensando y recordó que ella quería llegar hasta allí, porque quería alcanzar un sueño y unos objetivos. El primer paso era superar aquel escalón, donde te medías con los demás.
Otro día, una persona muy bajita y débil llegó hasta allí. Aquella persona también se sabía apañar sola, mirando a la chica y siguiendo su camino para construir una escalera de diferentes rocas pequeñas, una encima de la otra, hasta lograr una pila que, al subir encima, le hiciera llegar hasta el escalón. La chica intentó seguirla, pero las piedras desaparecieron. La persona que había subido en aquel momento le dijo que debía hacerlo por sí misma. Podía pedir su ayuda si quería, pero no podía robar el trabajo de los demás. La chica se negó rotundamente, dolida en su orgullo, y decidió quedarse. Cuando la vista de aquella persona desapareció, fue su turno de intentarlo de todas las maneras. Cada hora se le ocurría algo nuevo. Cada día dejaba su pequeño cuerpo maltrecho de golpes, heridas y esfuerzos en vano. Día tras día llegaba gente que, al igual que los anteriores, subían aquellos escalones frente a ella.

La chica empezó a llorar un día muy lejano después de que aquella persona que ofreció su ayuda desapareciera. ¿Hizo bien en rechazarla? Lloraba mientras veía cómo cada vez más gente subía aquellos escalones malditos que parecían rechazarla de todas las maneras. Todo lo que intentaba ya se le daba bien y mejor a otra persona. Todo lo que quería hacer, otra persona lo hacía mejor al día siguiente, o al momento siguiente incluso, robándole las ganas de seguir adelante. ¿Por qué para los demás la misma tarea suponía menos esfuerzo que para ella? No lo comprendía, y cada día sentía más envidia de todas las personas que llegaban y avanzaban. Una de aquellas personas se quedó a su lado durante un tiempo, entablaron conversaciones y, por un momento, su pena disminuyó, pensando que esa persona era como ella y que no estaba sola. Pero no fue así. Aquella persona subió sin ayuda de nadie. Había estado con ella para darle ánimos, pero tenía que avanzar y abandonarla, y ésta ni siquiera ofreció su ayuda.
La joven ya no sabía qué hacer. Un buen día, rabiosa de celos,  se abalanzó contra otra persona para robarle su trabajo y usarlo para el primer escalón. Sólo quería avanzar el primer paso. Quería llegar con los demás, pero aquello acabó en un enfrentamiento y la otra persona murió. Ella se dio cuenta de que tenía la capacidad de hacer algo que jamás se había pasado por su mente: la capacidad de matar a las personas que llegaban a aquel lugar. ¿Era esa su misión? ¿Era por eso que no podía subir y alguien tenía que quedar abajo haciendo aquel trabajo? Entonces, cuando llegó la siguiente persona, hizo lo mismo. Era alguien mucho más grande que ella, y mucho más fuerte, pero no pudo evitar querer ponerse a prueba. Entonces la mató, y su cadáver se acumuló junto al anterior… La chica se miró las manos, al principio horrorizada: “Es cierto… Soy capaz de matarlos.”
Con esta verdad, siguió matando. Al poco tiempo, tenía unos cuantos cadáveres y ninguno de ellos había empezado a descomponerse. Se preguntó por qué, y por mucho que intentó encontrar la respuesta no pudo.  La idea surgió en su mente y arrastró uno a uno los muertos hasta ponerlos pegados al primer escalón de aquella escalera de caracol gigante. Allí empezó a acumularlos, como hizo la primera persona que intentó ayudarla antes con las rocas. Quiso hacer una pila de muertos en los que subirse encima y así poder llegar hasta el siguiente paso. Era su meta, era la envidia que le corroía por dentro, y un buen día, llegó la siguiente persona.
Aquella persona era igual que ella, no podía avanzar pero no se había percatado de su habilidad para matar, y se adelantó para acabar con su vida. Era la última pieza para completar el camino. Al hacerlo, se miró de nuevo las manos y sus ojos derramaron lágrimas. Su boca empezó a temblar, y sus manos y sus dedos también. De su garganta no salía ningún sonido, pues estaba tan afectada, que las palabras no querían surgir. Se dio cuenta de lo que era y por qué, y entonces despertó.
Aquello había sido un sueño, una terrible pesadilla. Se acurrucó meciéndose con el agua por los tobillos y la cintura. Se dio cuenta de que no quería llegar a algo así, pero que el sueño le había mostrado quién era.  Decidió quedarse sentada viendo aquellas noches interminables pasar y seguir intentándolo.
Un día, ya cansada de todo, empezó a mirar las estrellas, y una sombra a su lado se sentó. Era la persona que podría haberla ayudado y no lo hizo. Había vuelto, y la chica solo sintió envidia, celos y rabia. No quería saber nada de aquella persona, y ahora menos que antes quería su ayuda. Aquella persona no le dijo lo que había más arriba, pero estaba claro que conseguía sus objetivos con la misma facilidad que otras personas y no se daba cuenta de que aquella chica no era igual. Aquella persona le habló de las estrellas y de su magia, de que cada una de ellas estaba unida a alguien. Entonces se marchó dejándola sola y pensativa.
Esa misma noche empezó a hablarle al cielo, buscando su estrella. “Tengo la peor estrella de todas, porque ni siquiera puedo encontrarla. Venga estrella, brilla para mí.” Y como si sus palabras fueran escuchadas, aquel cielo empezó a girar sobre sí mismo, formando un remolino de luces y líneas. Una estrella empezó a brillar y a arder. Aquella estrella empezó a caer del firmamento a gran velocidad. La chica empezó a llorar. Su estrella había perdido el rumbo y ahora se precipitaba sobre la tierra donde los sueños no se hacen realidad. Empezó a correr y atravesó la bruma, dejando la torre atrás por primera vez en muchas noches infinitas. Corrió con el viento dándole en la cara, siguiendo la estela de su estrella, pensando que podría encontrarla. Corrió tanto como pudo y, en una llanura de espesa hierba fresca y alta, la estrella empezó a descender. La chica abrió los brazos para recibirla, y murió en el acto.
O eso es lo que ella había creído. La estrella había desaparecido sin dejar rastro. Confundida, triste y sin ganas de seguir luchando, decidió andar para que sus pasos le llevaran a su destino de nuevo. Al llegar a la laguna en el claro, vio una extraña luz en el agua. Entonces miró y se encontró con su reflejo. Ahora era una luz familiar y brillante que procñamaba su lugar en su pecho. Era su estrella.

Aurumis.

*****

¿Qué pasó con la chica al final? ¿Por qué esa estrella cayó del firmamento? A todo eso le podéis poner vuestro propio final y si queréis podéis comentarmelo~  ¡Espero que la próxima vez tenga algo más interesante que exponer aparte de mis pensamientos! XD

2.11.12

Dibujar es una pasión, no una tortura, o eso se supone.


¡Bueeeeenas! Hoy es una de esas veces en las que necesito volver a escribir algo. Ya no hablo de historias o de roles, o de avanzar ideas. Más bien, es un poco de reflexión y de pensamientos sueltos que muchas veces necesitan tomar forma de palabras para poder escapar de su cárcel

Hace varios días en los que, cuando intento dormir, a pesar de que mis ojos están apunto de girar dentro de sus cuencas para dejar paso a que la mente se desvanezca en la vigilia del sueño, no consigo dormir. El cansancio me puede, y mis ojos aún cerrados me escuecen y me piden que mi cerebro deje de funcionar, pues hay noches en las que, por mucho que intento dejar el paso al sueño, delante de mi aparecen imágenes de incontables ideas o simplemente cosas, que se pasan por delante de mi cabeza sin ningún puñetero sentido. Es curioso pero llevo unos días así… y sólo cuando ya es por la mañana, logro conciliar el sueño… para dirigirme a clase. A unas clases que, supuestamente asisto para ganarme un título que pueda servirme para hacer algo de lo que me gusta en un futuro: dibujar, colorear, diseñar, imaginar, ilustrar. Este horrible curso, que a muchos les parecerá que exagero, a mi me desmotiva y me quita las ganas de hacer algo. Muchos conocéis Wynleria's Tale, ese mundo mágico que creé hace casi un año. Pues bien, todo surgió porque esas ganas de hacer algo PARA MÍ, se revolvían como si mis tripas pidieran un buen plato de carne asada (o una pizza, también me vale) y una botella de 2 litros de Coca-Cola, como si no hubiera comido en días…o en este caso, meses. Venía dando con una idea en mi cabeza hacía mucho tiempo, quería hacer algo, y de repente me vino la idea de crear un personaje. ¿Qué quería hacer? Es curioso, pero cuando me di cuenta todos mis personajes eran relativamente “humanos”. Ninguno era por completo algo, todos tenían algo relacionado a la humanidad. Entonces pensé: ¡Qué coño!, me apetece hacer un elfo… ¡y un chico además! Así comenzó todo, Eynan quería nacer de dentro de mis ganas con una rabia tremenda, y así salió… como un reflejo de mi persona, mucho más guapo y mucho mejor que yo en todo, obviamente. Wynleria fue un arrebato, un día que busqué a las personas que consideraba que podían tener las mismas ganas que yo de un proyecto pequeño que ojalá se convirtiera en algo más grande, y les dije: ¡Voy a crear un grupo! ¿Te apuntas?

Este es el susodicho personaje, es un elfo~♥. Gracias a él nació Wynleria.

La palabra Wynleria, surgió buscando una palabra que comenzara por una letra poco usada para los nombres de historias, mundos, juegos… esa letra era la W. Es una letra bonita, tiene un sonido suave y divertido, y junto a la Y que es una letra que me parece también muy bonita, empecé a buscar variantes para lograr una cadena de sonidos agradable. La palabra Ondemon surgió pensando en seres oscuros, y la palabra demonio en inglés, le puse el “on” delante, y surgió una forma de querer decir algo que no se puede descifrar en esa palabra pero que, significa algo así como que…  “el mal siempre está activo”, que siempre está presente. Wynleria nació porque mis ganas de dibujar, de crear, de hacer un proyecto agradable que a la gente le gustase, de hacerme notar… pero fue mas importante el hecho de que quería un respiro para mí misma.
Ese curso maldito y horrendo del que os hablo me tiene muertas las ganas de continuar dibujando todos los días. Dibujo para los trabajos del colegio desde hace ya dos años, estos trabajos, puedo asegurar, ninguno de ellos, excepto uno únicamente, me ha gustado realizarlo. Ninguno ha supuesto una inspiración para mí. Para colmo, los que te enseñan este tipo de asignaturas, dibujo, diseño, historia del arte, grabado, etc. ¿Por qué todos intentan influirte? ¿Por qué todos tienen que obligarte a hacer algo que a ti no te gusta? En un trabajo, soy consciente de que muchas veces pueden encargarme realizar algo que no me guste del todo, pero aunque así sea, al menos estaría remunerada y dentro de lo que cabe, puedo elegir la técnica que mas me gusta, y mi propio estilo. Obligándote todo el año a dibujar cosas que no te gustan, que no te inspiran, que por mucho que las mires no te sale nada emocionante de dentro, no pueden esperar que la gente logre superar las pruebas como si nada. ¿Han pensado alguna vez en la diversión de cuando uno aprende solo por su cuenta?

 Dibujar es una pasión, es algo que TIENE QUE GUSTARTE, no es como las matemáticas, o geografía, o una lengua. Dibujar es algo muy especial, es tan especial como crear música. Tiene que gustarte, tienes que sentirlo, o al menos aunque no sea en su totalidad, que te den una libertad a la hora de crear algo. Para aprenderlo, tienes que pasarte horas, meses, años practicando, y especialmente, tener mucha paciencia, tener dentro de ti algo que te diga que quieres mejorar. Además, se necesita tener un grado de observación. Necesitar ver lo que estás mirando, no solamente mirar y pretender copiarlo como si nada. Necesitas memorizar y  a la vez, tener imaginación para poder recrear algo que no tienes delante… Y sin embargo, aunque tengas esto último, si lo que estas haciendo no te transmite nada durante mucho tiempo, y solo recibes críticas…Llega un momento en el que o le echas cojones y lo afrontas diciendo  “voy a ser mejor hasta que te calles la puta boca” o simplemente te cansas y abandonas mandándolo a la mierda porque ya no sabes qué más hacer. Este tipo de situaciones son las que se dan continuamente en estos casos sobre el arte. Cada uno tiene sus gustos, y hay tantas variaciones, que no puedes pretender pedirle a alguien que dibuje algo POR TI y sea exactamente lo que tú querías. Hay que pensar que esa persona no eres tú y que siempre será diferente a lo que tu mente tenía en su cabeza, a la principal idea que tenias de algo. A la hora de hacer este tipo de trabajos, hay que tener eso en cuenta, se puede ser exigente, se pueden pedir retoques, se puede… pero no te pases de la raya, porque en todo caso te pediré que te pongas tú a aprender a dibujar, porque para hacer éste trabajo, como ya he dicho, hay que echarle muchos cojones. Lo mismo hay que decir del diseño gráfico… que viene a ser otra vertiente que fatiga mucho también.
En todo caso, esto es uno de los motivos por los cuales me siento un poco mal. Quiero hacer muchas cosas, pero he de hacer otras que me niegan la diversión que el dibujo me proporciona. ¿Y lo más gracioso? Es que no he aprendido prácticamente NADA en lo que se supone que tienen que enseñarte. He aprendido más por mi cuenta y con tutoriales de otras personas como yo, en DeviantArt, que haciendo las cosas que me han pedido que haga para un curso de 10 asignaturas en el que me he pasado 10 horas en el colegio para deprimirme. Y además, otra cosa es que… me he motivado mucho más conociendo artistas en DA gracias a Wynleria, y aprendiendo de ellos, que lo que pueda haber aprendido de estos profesores. Solo puedo decir que dos de ellos me hayan enseñado algo útil para lo que yo quiero hacer. Y es una tristeza que pesa sobre este campo del arte que a pesar de ponernos profesores delante, la gran mayoría (que no todos) no sepan hacer ni una pizca de su trabajo y sean inconscientes de lo que significa “dibujar” y “crear”.

Y después de esta charla que he dado sobre cosas que pienso... poco más que comentar. Espero que me digáis vuestra opinión al respecto y si os pasa lo mismo... 

¡Besos! ~

4.10.12

Brillante Amanecer ~

Probando...probando... Ah, sí, ¡que sigue vivo! Uff menos mal, pensabamos que lo habíamos perdido por el camino... pero no, aquí sigue el blog, abandonado como un perro en las calles, pero a fin de cuentas, sigue vivo.

Muy buenas~ a toda esa gente que debe estar pensando: " ¿pa qué coño abres el blog? Si te va a durar -2. " Pues lo abro porque me apetece y ... porque seguramente me pidan un blog otra vez para el curso. El año pasado tuve que hacer uno, y dependiendo del blog te ponían una nota u otra. Este año usaré el que tenía y además un poco más bonito y refinado, a ver si así... 
También uno de los motivos es que me apetece escribir cosas a veces... como las que subo al journal de DeviantArt, y supongo que aquí no necesitaré premium para tener montado algo bonito. Que pena, me queda poco de premium  y no tengo tiempo de commisiones ni nada por el estilo, aish.

Esta "entrada" si es que se le puede llamar así, va para explicar algo que seguramente a mucha gente le trae curiosidad, y es el nombre que uso ahora: Aurumis.

Aurumis viene de aurum, que significa "brillante amanecer". También se asocia con el "oro" , así como el símbolo "Au" es el del oro en la tabla de los elementos químicos. Pero su significado es el primero que he dicho. Aurum es un nombre que utilizo para un personaje que es una chica en el final de mi historia Go 2 Rock U, y además su significado es un referente a la asociación de otro personaje mío, de mi grupo de rol en dA: Wynleria's Tale. Las dos historias están relacionadas a este nombre, al igual que el nombre lo está con sus dos protagonistas, que son respectivamente Rose y Eynan. Ambos se asemejan pues se parecen mucho a mí, pero son totalmente diferentes. En ellos hay ciertas similitudes, a los dos les asesinaron sus familias, pero Rose vive con una familia que la adoptó, tal que Eynan vive por su propia cuenta desde los 200 años (12 años humanos). Los dos tienen la "Luz" muy fuertemente ligada a sus destinos e historias. Por un lado, la Luz del mundo de Gea de Rose es maligna, mientras que la Luz en el mundo de Wynleria, es benigna. Son totalmente contrarias. Otra cosa en la que se relacionan ambos es en el significado de sus nombres que tienen relación a las rosas uwu aunque el de Eynan es un nombre inventado, derivado de otro nombre élfico que tuve en un sueño. Así como tal, lo del brillante amanecer está relacionado no solamente a la "Luz" sino a otras cosas que se relacionan en aspectos de los dos personajes. Normalmente, online se me puede encontrar con el nombre de "Symka" en los mmorpg y otras áreas, ya que el nombre de "Tifa" está bastante adjudicado y es dificil que tenga disponibilidad. Aún y así no me acababa de gustar para usar como nombre artístico y desde que en dA se dio la opción de poder cambiar tu nombre, no dudaba en que quería uno pero nada me venía a la mente. Estuve dándole vueltas al asunto un montón. Aunque para mis amigos yo siga siendo "Tif o Tifa" yo querá un nombre artístico que no tuviera relación a cosas frikis, si no que fuera más personal... Y nació Aurumis. 

Así que chicos y chicas, podéis llamarme Tif o Tifa como siempre habéis hecho~ o en su caso, Aurumis no me molesta, pero es un poco más profesional que personal. La mayoría de la gente me dice Tifa, y es el nick/apodo que uso desde los 8 años, así que me gusta más por ese motivo, pero los dos me gustan por igual, solo es que se me hace raro que alguien me llame por el nombre de Aurumis de repente.

Como es evidente, GOLDENTOUCH viene relacionado también al nombre de Aurumis, por darle un toque dorado a mi vida con estos dos personajitos míos que son Rose y Eynan. Aparte de esas dos historias tengo 2 más, y alguna otra cosa suelta por ahí que nunca cobró vida. Así pues~ espero que os haya parecido curioso lo del nombre nuevo y que si os hacíais a la idea, pues oye, ¡qué observadores!