2.1.13

Relato 2: Esperar o ser esperado

 Este relato es REAL. Basado en las cosas que me han pasado
 y gente que he conocido y en cómo veo algunas cosas. 
Esto lo subí en mi journal de DeviantArt hace ya un tiempo, 
pero como me gusta, lo voy a compartir aquí también.

************

Ahí fue cuando me di cuenta de que estaba esperando algo que no llegaría. Esperar era algo que se me daba bien, incluso cuando quedaba con alguien y esa persona llegaba tarde, incluso cuando esperaba con ansias algo al mercado, cuando esperaba una noticia importante, cuando esperaba a que cayera la noche para poder dormir... Esperaba a que todo fuera perfecto, a que las cosas fueran solas, a que el mundo viera las cosas como yo. Esperaba no ser la única con ésta capacidad de esperar el momento adecuado para surgir y explotar.

Después de tanto tiempo me di cuenta de que ésto sólo empeoraba las cosas, y a pesar de ser una persona inquieta seguía esperando. Llegaron entonces otras personas que parecían ser las indicadas, que parecía que comprendían lo que yo buscaba. Parecía... y no era así. Una de ellas era alguien que también me hacía esperar. Era una chica pelirroja con pecas, bajita, de pálida piel y ojos castaños. Ésta chica me hacía esperar y yo esperaba por ella. Ella había estado esperando por alguien como yo, y yo la encontré de casualidad haciendo eso: esperar. La esperaba cuando acababan los exámenes, pues nunca estaba satisfecha y se quedaba hasta el último momento, cuando ya nadie quedaba en la clase. La esperaba para salir juntas, y la esperaba para conocerla poco a poco. Algo no muy díficil pues le gustaba hablar tanto como a mí.

Al poco tiempo esa chica fue importante y yo aceptaba el tener que esperarla pero un día me cansé. Me cansé de esperar un perdón, me cansé de esperar un abrazo, y me cansé de esperar un: ¿qué te ha ocurrido?

Hubo diferencias debido a que yo empecé a cansarme. Quería algo más, no solamente estar detrás, quedar siempre después de algo que era más importante para ella. ¿De verdad tenía que seguir esperando allí de pie o sentada hasta que ella diera por finalizado su trabajo? ¿Aunque todos los demás ya habían terminado? ¿Aunque era completamente innecesario?
No quería dejarla sola porque yo me sentía sola, así que aquello fueron unos años en los que realmente, solo me dejaba llevar por esa espera.

Al final esa espera quedó en un: no te espero más... porque también quiero que me esperen a mí....

Con el tiempo aquella forma de ser quedó atrás y empecé a moverme lentamente y a paso firme buscando a otras personas. Me daba miedo pero no tenía otro remedio. Poco a poco me di cuenta de que empecé a cambiar, me atrevía a saludar a gente desconocida. Me atrevía a mirar dentro de los demás. Me daba cuenta de que tenía que moverme para no esperar.

Conocí a un chico, un chico muy majo, alguien para el que parecía ser importante. Era mi mejor amigo pero nunca nos habíamos conocido. Había una promesa que yo estuve esperando mucho tiempo. Algo que yo no podía cumplir pero que sabía que él sí podría. Esa promesa cada año se debilitaba más pero igualmente seguiamos en contacto. Al cabo de tantos años como habían transcurrido yo perdí la esperanza. Pero me esperaron y esperé. Llegó volando y aquello demostró que esperar merecía la pena, si la otra persona también te esperaba a ti...

Un día volví a hacerlo. Cansada de esperar por alguien o algo ya que mis esfuerzos eran en vano a pesar de tener a aquel chico esperádome. Hice otra cosa diferente para llamar a más gente. Para hacerlo debía atreverme a hablar con gente que infundaba respeto o gente que siempre pensé que serían ese tipo de personas con las que cruzas un par de palabras y se quedan ahí. Pero resultó ser positivo...

Esperar era algo que se me daba bien y que había dejado de hacer pues nadie lo hacía por mí... al final conocí a muchas más personas. Una de ellas fue otra chica. De nuevo aquella habilidad para esperar parecía ser la clave y aunque no me gustaba esperar... decidí hacerlo. Esta chica se parecía a la anterior pero eran muy diferentes. Con todo este tiempo y a pesar de que esperar merece la pena... no siempre es lo más acertado. Aunque esta vez lo fue...y estoy muy contenta... eso no indica que no pueda ser fatal en otros casos.

Hay personas que quieren que las esperes, hay personas que deben esperar... ¿hay alguna manera de hacer de dejar esperar a las personas?

Con el tiempo ya no podía esperar. No podía esperar ni siquiera un perdón, un regalo o un abrazo. Yo misma los daba... ¿estába bien ser así? ...¿O debía esperar eternamente a que alguien...algún día, esperase por mí de aquella manera?

Yo ya no sé nada, solo sé, que el tiempo no espera, y que quien espera eternamente sufre...
La gente debería dar un paso adelante por los demás, darse cuenta de quién les está mirando, quién está esperando por ellos, quién quiere que les hablen, quién necesita un abrazo y no sabe pedirlo, quién necesita un amigo, quién necesita realmente el dinero... quién solo quiere ser eso, tu amigo...

No hagáis esperar pues el tiempo no te lo perdona.


*****

Esto fue porqué lo puse en su momento:


Ganas de escribir y de desahogarme un poquito~ supongo que cuento un poco de propias experiencias mezclado con cositas que pienso y ganas de yo que sé, estrenar este diseño de journal tan monísimo... y quizá ver si alguien es capaz de leerse este...tocho de journal estúpido. No es nada malo, simplemente ganas de escribir.
Tenía ganas de leer un libro de los que tengo empezados, pero estoy un poco enferma y paso de llenarlos de microbios... además me quedaría dormida. También estuve mirando la shop de PS3 pero me aburría su contenido, y aunque intenté dormir para mejorarme del resfriado, no lo he logrado e__e y como estaba un poco inspirada, ahí va eso...

Los valientes que lo leáis a ver si podéis ponerme un comentario chulo, los que no, que seréis todos o casi todos... pues nada e__e como dice ahí arriba, no voy a esperar pacientemente vuestros comentarios. Id a por alguien que os espere a vosotros si queréis.

6 comentarios:

  1. Estás resfriada??? Mejórate! Yo tengo muuuuchos libros empezados y otros sin empezar que debería de acabar u__u
    Sobre el relato, me ha gustado. A mi me pasa justo lo mismo que a la persona del relato (eres tú?), que siempre he esperado y a veces ya me canso de esperar. Ya hay veces que doy yo el paso o hago las cosas por no seguir esperando pero aún así sigues esperando algo (toma lio! jajajaja).
    Como bien dices al final... El tiempo no te lo perdona >_<

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si, soy yo la que habla en el relato >.< basicamente estoy hablando en forma de narrador por así decirlo X3
      Y sí... es que te cansas de que la otra persona no se mueva =w=

      Eliminar
  2. Vaya... D: Aunque la gente me diga que soy una impaciente, siempre ando esperando a alguien. Pero, ¿por qué esperar un abrazo? ¿O un beso? ¿O un saludo? Si no te lo dan las primeras veces, reclámalo sin vergüenza, porque una también es humana y una también quiere algo de la otra persona a la que siempre espera.

    Un relato muy bonito ^-^ Pero mi favorito sigue siendo el de la chica, la torre y la estrella 0:)

    PD: Gracias por dejarte caer.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. me alegro que te guste uwu aunque no sea tu favorito <3 XD
      Depende de lo que se me ocurra escribir >w< ya haré alguna otra cosa

      Eliminar
  3. ;___; me encanta... me he sentido identificada totalmente... soy el tipo de persona que espera, se que en vez de esperar deberia lanzarme y seguir adelante... pero cambiar nunca ha sido lo mio asique yo lo que espero talvez, sea alguien que me cambie y pueda dejar de esperar... es algo lioso...
    Me encanta como escribes... escribes con mucho sentimiento y se puede llegar a sentir lo que sientes o sentias en el momento que lo escribiste >___<

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias >__< eso es lo que quiero hacer cuando escribo algo, que el que lea se sienta identificado y se meta de lleno en esos sentimientos.
      A veces es muy díficil cambiar, sé que puede llegar a parecer imposible pero lo hacemos lentamente, aunque no cambiemos por completo.
      Hay que intentar dar ese paso aunque nos dé miedo dejar de esperar, inténtalo, nunca sabes si lo perderás o no, pero al menos sabes que lo habrás hecho.

      Eliminar